Tratamiento de encías (curetaje)

Tratamiento de encías

Cuando se ignora y no se trata la gingivitis, las bacterias y el sarro pueden penetrar bajo las encías ocasionando la enfermedad periodontal. Sin tratamiento, la inflamación o infección de las encías avanzará hasta las estructuras que sirven de soporte a los dientes. Si permitimos que la periodontitis o piorrea dental evolucione, se producirían daños irreversibles en los tejidos de soporte del diente que finalmente acabarían con la pérdida de la pieza dental.

La buena noticia es que es posible detener el avance de la periodontitis y llegar a mejorarla detectando a tiempo la enfermedad. A la hora de frenar la progresión de la enfermedad periodontal, se recomienda el curetaje dental con el objetivo de eliminar el sarro supra y subgingival y crear las condiciones necesarias para su curación.

¿En qué consiste el tratamiento de encías (curetaje dental)?

  • El curetaje o raspado y alisado radicular es un tratamiento que se realiza para eliminar la placa bacteriana o los depósitos de sarro que se encuentran por debajo de la línea de las encías en pacientes con periodontitis.
  • No se trata de una limpieza dental rutinaria en la que, básicamente, se elimina el sarro de la superficie del diente, sino que va mucho más allá.
  • El curetaje consiste en sanear las superficies de las raíces de los dientes con la ayuda de unos instrumentos denominados curetas para luego alisarlas y librarlas de impurezas.
  • Si las bolsas periodontales son profundas y hay mucho sarro acumulado en las raíces de los dientes, el curetaje se dividirá en cuadrantes. En ese caso, suele realizarse un cuadrante por cada sesión de trabajo y bajo anestesia local.
  • Al dividir la boca en cuadrantes para hacer el curetaje, las sesiones son menos duraderas y molestas para el paciente que si se trabaja la totalidad de la boca en una sola sesión.

Beneficios del tratamiento de encías (curetaje dental)

  • La finalidad del raspado y alisado radicular es sanear y devolver la salud a las encías, eliminando todo el sarro supra y subgingival, es decir, por encima y por debajo del nivel de la encía.
  • Se frena la pérdida de hueso y se detienen las posibles consecuencias de la enfermedad periodontal.
  • Es un tratamiento sencillo y bien aceptado por el paciente.
  • Los resultados son perceptibles desde la primera sesión.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa en la web, consideramos que acepta su uso OkMás Información
Pida cita